“Bicicletas con historia”

 

Nos encantan estos encargos, no se trata simplemente de cambiar unas cuantas piezas para hacer que la bicicleta funcione, es algo más, se trata de recuperar una historia, un sentimiento.

En este caso, como os podéis imaginar, los trabajos de restauración de esta antigua BH de señora de los años 50 debían ser lo más conservadores posibles, manteniendo la pintura de serie de la bicicleta y el mayor número posible de elementos originales. Para lo primero se decidió llevar a cabo un lacado profesional al horno, limpiando todas las partes, eliminando el óxido y grabando la superficie para una correcta adherencia del barniz. Los componentes metálicos no fueron cromados para mantener la pátina, como podéis ver en las imágenes del manillar; se procedió a una limpieza del óxido, pulido y tratamiento protector. El sillín sólo necesitó una buena limpieza de la estructura y un nuevo cosido perimetral del cuero sintético original.

Se repusieron partes que no se podían recuperar como los pedales, la cadena, las zapatas de freno, los neumáticos y las cámaras de aire, y otras que le faltaban como el sistema de iluminación, la bomba de aire o la cartera de manillar de cuero para llevar las herramientas, manteniendo siempre la estética con recambios antiguos originales o de estilo retro.

El resultado final lo podéis ver en las siguientes imágenes.

Bicicleta Argyll de señora
Cómo extraer un bulón o chaveta gripada