Os presentamos un nuevo miembro de la colección de Leo, una bicicleta de la marca Gimson de carreras fabricada a medidados de los años 60. Se encontraba con la pintura bastante dañada pero lo suficientemente bien como para poder conservarla, al igual que los componentes, por lo que comenzamos con una restauración de las que más nos gustan, manteniendo toda la originalidad y esencia.

En cuanto a trabajo nos decidimos a desmontarla por completo como marca de la casa, para poder limpiar, pulir y abrillantar todos los componentes metálicos; el cuadro se limpió con mucho cuidado para no dañar más la pintura y se le aplicaron varias manos de cera hasta conseguir la protección adecuada, dado que el lacado que habíamos contemplado como primera opción hubo que descartarlo porque el grabado previo de la pintura necesario para que el barniz agarrase como es debido iba a dañarla en gran parte. El resto como se puede contemplar en las imágenes se resume en el montaje ajustando y engrasando todos los componentes, utilizando por supuesto algunos componentes nuevos pero siempre antiguos como las fundas de cableado segmentadas y rematando el precioso encintado de manillar de cinta de algodón recubierto de goma laca con el broche perfecto en forma de portabidón doble de manillar, que tanta personalidad le aporta al conjunto.

Esperamos que os guste, el próximo 4 de Junio la podréis ver corriendo en la Eroica Hispania en la que ya se encuentra inscrita y puede que incluso antes, el 27 de Mayo en la Retrobike Enkarterri, si no terminásemos a tiempo la restauración de nuestra querida Martina.

Portavino de cuero y madera para bicicleta.