Colección de bicicletas de varillas

Las más antiguas

Bicicletas de varillas

Denominamos a las bicicletas de varillas, como la típica bicicleta ¨del abuelo¨, que reciben el nombre por su ingenioso y rudimentario sistema de frenado (imagen 1).

Es característico el manillar, que además de tener una forma determinada, se destaca en estas bicicletas por una serie de soportes y muelles que permiten el accionamiento de las levas y varillas (imagen 2).

Este ingenioso sistema se activa mediante un sistema de cilindros o “varillas”, sujetos y anclados entre ellos, que recorren el estiloso cuadro (imágen 3 e imágen 5), en lugar de utilizar el sistema Bowden (cable recubierto de camisa).

Debido a las características que os indicamos, este sistema requiere un diseño específico de manillar y ruedas.  a su vez las ruedas deben ir montadas con aros o llantas de Westwood, cuya zona de contacto con las zapatas de freno tiene una superficie convexa que permite que las zapatas de los frenos (con forma cóncava) actúen de forma estable y dirigida en el momento de aminorar la marcha (imágen 4 e imágen 5).

Por norma general, nos encontramos con pesadas bicicletas, puesto que los materiales de su fabricación así lo son, al igual que el proceso de diseño de la época, que se encontraba marcado por el sector automovilístico.

Las bicicletas de varillas, suelen equipar una transmisión de un plato con un piñón que puede ser libre o fijo, con una combinación entre ambos pensada para trayectos con poca pendiente o de carácter lineal, siendo la potencia de frenado escasa aunque suficiente para la velocidad que permite la transmisión.

Las peculiaridades de las bicicletas de varillas se traducen en un pedaleo cómodo y estable, la posición del ciclista es bastante erguida y no podemos olvidar la funcionalidad que aportan los accesorios como guardabarros, cubrecadena, transportín, timbre, cartera de herramientas, sillín con muelles y faro que solían equipar, lógico teniendo en cuenta que se utilizaban como medio de transporte a diario con todo lo que esto conlleva.

El comienzo de la colección de Bicicletas clásicas Leo, se inició a partir de nuestro interés por la historia de estas viejas glorias, a través de las vivencias contadas por los propietarios de ellas, que nos contaban miles de anécdotas y aventuras, mientras que sus ojos se nos mostraban divertidos y añorantes de un tiempo complicado, pero que se disfrutaba más lentamente, a la velocidad que les proporcionaban sus piernas sobre éstas preciosas bicicletas.

Sin más, os dejamos con nuestras bicicletas, ¡que las disfrutéis!

 

a

¿Me haces una?

Cuentanos tú idea

¡Quiero una!

Ir a tienda